Tratamiento adecuado al agua potable

Se sabe de sobra que los miles de litros de agua potable proveniente de embalses, presas y manantiales están sometidas a un proceso de potabilización. La salud de las personas se debe a ello expresamente.

Ante esto, se comenzó a realizar un arduo trabajo para que se respeten las buenas condiciones de los ríos. Se viene devolviendo a los ríos agua potable tras depuraciones residuales.

Estaciones de tratamiento de Agua Potable

Las estaciones de tratamiento tienen como fin convertir el agua bruta en potable. Las mismas están ubicadas entre las instalaciones de captación de agua, depósitos, embalses y canalizaciones que la distribuirán a los hogares.

El proceso tiene inicio en la preoxidación, en donde se le introduce al agua un agente químico que reacciona con las materias orgánicas e inorgánicas para pasar a la eliminación del óxido. Luego, se le realiza la coagulación y floculación, para sacarle la turbiedad y dejarla incolora.

Por consiguiente, se continúa con la decantación con la integración de coloides y partículas formadas durante el proceso anterior. Después, se le ajusta la acidez al agua con más reactivos químicos para que no genere deposición de incrustaciones en la red de distribución.

Comprobación del éxito del proceso

Con el proceso dado por finalizado, los diversos laboratorios a disposición analizan el agua para evitar que aún contenga microorganismos vivos mediante sustancias oxidantes. En algunas ocasiones, terminan por realizarle al agua un proceso químico final para suprimir por completo las sales de magnesio y calcio.

Por último, los puntos a respetar, por parte del agua, es no contar con sustancias tóxicas y microorganismos patógenos. Cómo también debe ausentarse de olores, sabores, turbiedades o colores poco comunes.

Canalización y suministro

Una vez dado el visto bueno por los laboratorios, el agua es introducida a las redes de abastecimiento. En paralelo, se realizan diversos controles en diferentes puntos para prevenir posibles infecciones.

Finalmente, se retorna dichas aguas en las mejores condiciones posibles a su curso natural como es debido. Cabe subrayar, igualmente, que han aumentado las aguas residuales. Por lo que el objetivo del tratamiento es devolver el agua como se recibió desde un principio.