Tipos de calefacción

Los calefactores en las casas son imprescindibles en las épocas invernales, ya que son los que generan el aire caliente que tanto se necesita en esas fechas, según las necesidades de cada persona se puede utilizar un modelo u otro de calefactor, ya que se ameritará de un modelo para generar más calor o menos calor. Así que conocer en que se basa cada modelo es esencial, para elegir el que mejor convenga.

Modelos de calefactores eléctricos

Cuando se trata de un calefactor eléctrico, estamos hablando de un calefactor de dimensiones medias, que logra calentar espacios de grandes dimensiones a un coste realmente bajo. Es comúnmente usado en empresas y establecimientos comerciales.

En conjunto trabajan con los radiadores que son aquellos que logran controlar la temperatura que se necesite en el momento, este aparato fácilmente puede ser transportado al lugar que necesite en la casa, así como podemos encontrar modelos que pueden estar colocados en la pared de forma fija.

Estos equipos no necesitan de ningún mantenimiento por lo que se ahorrará grandes sumas de dinero en ello, estos aparatos cuenta con un control que puede manejarlos desde la distancia, lo que hace que su funcionamiento sea aún más cómodo.

Calefactores de gas

Este es uno de los modelos más usados, a pesar de que los calefactores eléctricos se han popularizado recientemente, esto siguen siendo los preferidos por muchos, para la colocación de estos equipos es preciso contar con la ayuda de un fontanero que son los profesionales ideales para este tipo de labores.

Este tipo de equipo necesita de toda una conexión completa, es por ello la necesidad de tener un fontanero, ya que debe contar con la disposición necesaria para la instalación tanto del equipo, además las conexiones tiene que juntarse perfectamente par que no quede ningún tipo de escape.

Dejando de lado que la inversión inicial es un tanto costosa, aparte de ello, estos modelos de calefactores son bastante económicos, ya que tano el gas como las tarifas que se contraten puede ser bastante reducido. Sin embargo, el gas produce más residuos que el calefactor eléctrico, aunque los residuos que expulsa en realidad no son tan exagerados como para que no sea funcional. Por lo que siempre serán la mejor opción.

De igual manera, siempre se necesitara de un especialista fontanero profesionalizado que resguarde la función del equipo y que además evite cualquier tipo de accidente que se pueda presentar.

Calefactores geotérmicos

Este tipo de calefactor no son muy populares, en algunos países son usados, mas sin embargo, en otros países no es muy conocido. Este tipo de equipo es totalmente natural, y es muy económico. Lo que podría impedir su instalación es lo costosos de sus conexiones. Ya que siempre implican un gasto excesivo.

Este es un tipo de trabajo que solo los más profesionales realizan, ya que se trata de la colocación de equipos que se sitúan en los jardines o en las bases de las casas. Por lo que más se recomienda es que al momento de construir hacer la instalación de dichas conexiones para disponer de dichos equipos en adelante.

Calefactores por biomasa

Este tipo de calefactor es el que hace uso de elementos biológicos para lograr funcionar y generar calor. Es un sistema renovable, ya que al utilizar estos materiales que en muchas ocasiones son de desperdicios, son muy bien aprovechados. Este tipo de calefactores ha ido sumándose poco a poco a los de preferencia de muchos. Ya que el ahorro a largo plazo es excepcional.

El mantenimiento del mismo es realmente económico, solo se necesita de limpieza constante, ya que la ceniza debida a la combustión tiende a ensuciar el espacio en el cual está dispuesto. Lo único malo es que este tipo de equipo tiende a tardar cuando se necesita de calor, sin embargo, es rentable.

Calefactor solar

En la actualidad es una de las energías más seguras y limpias. Esta obtiene toda su energía por medio de paneles solares que transforman los rayos en energía, lo que terminará calentando el lugar. Es un producto renovable, ya que no produce ni gases contaminantes ni desechos, es muy rendidor y no consume absolutamente nada de energía, lo que se verá reflejado en las facturas de inmediato. Como todo equipo de este tipo, en principio resulta costoso sin embargo a largo plazo es eficiente y rendidor.